En más de una oportunidad llegamos a una conclusión falsa porque partimos de una idea o pensamiento errado o utilizamos un lenguaje confuso, por ello, veremos cómo, empleando ciertas reglas sencillas de razonamiento, podemos llegar a conclusiones precisas. Para eso utilizaremos el lenguaje simbólico natural de la vida cotidiana y el lenguaje simbólico formal de la lógica matemática.

La lógica matemática es llamada también lógica simbólica o lógica formal, aunque algunos la llaman lógica moderna.

La lógica moderna cobró importancia a partir del siglo XIX, con los matemáticos Boole y De Morgan, entre otros. Básicamente su importancia radica en que la misma trabaja con variables y constantes, con las cuales se pueden realizar operaciones y obtener resultados, aplicando ciertas reglas o leyes preestablecidas, igual que en las matemáticas, como veremos más adelante.